Bocas del Toro

Es en este archipiélago que Cristóbal Colón atracó durante su IV viaje en 1502, por cierto numerosas islas tienen su nombre. Vengan a descubrir una de las primeras destinaciones turísticas del Panamá: BOCAS DEL TORO!

La provincia de Bocas del Toro ofrece sitios ideales para la práctica de deportes acuáticos o simplemente retozar y tomar el sol sobre esta linda playa de arena blanca. El Parque Nacional de Bastimentos y Cayo Zapatilla y sus 226 hectáreas conforman uno de los más bellos e importantes sitios de Panamá.

Los arrecifes, manglares y playas son importantes para la preservación de las especies marinas. Su ubicación alejada en el Caribe representa un refugio ideal para las especies en extinción. Un mar caliente y cristalina lo sumergirá en aguas transparentes del caribe y un bello ambiente de fauna marina (delfines, tortugas, ranas tropicales, peces multicolores…).

Ven y visite la comunidad indigena Ngäbé. Admire los increíbles colores de los peces tropicales y corales. Surfee sobre las magníficas olas, pasee por las largas playas de arena blanca rodeadas de palmeras o contemple las encantadoras puestas de sol. El visitante sucumbirá ante el encanto de Bocas.

La isla principal, la Isla de Colón, es la puerta de entrada del Archipiélago de Bocas del Toro, del cual forma parte. Así como del parque marino de la Isla Bastimento, único en su género en el país. Conocido por la belleza de sus fondos marinos y las riquezas de sus corales este Parque Nacional constituye la atracción principal de la provincia. Este ambiente de ensueño es habitado por una amistosa población mestiza entre antillanos, indígenas y otros colonos.